CONAF Integró Hidroavión para el Combate de Incendios Forestales

90

El nuevo avión anfibio o hidroavión Fire Boss, presentó la ministra de Agricultura, María Emilia Undurraga, junto al director de Corporación Nacional Forestal (CONAF), Rodrigo Munita, en el aeropuerto Pichoy de Valdivia, precisando que tendrá su base de operaciones en Vilcún, región de La Araucanía, pero su velocidad de desplazamiento permite trasladarlo rápidamente a otros puntos del país ante alguna emergencia.

Uno de los aspectos que más destacó la ministra Undurraga es que este avión es “muy rápido para captar agua en lagos y ríos cercanos y se viene a sumar al gran contingente que tiene CONAF para poder atacar los incendios forestales en esta temporada que se nos viene tan compleja. Estamos con unas condiciones climáticas, tanto de temperatura, de humedad y de combustible en los territorios muy importante y eso ha requerido que CONAF, en conjunto con los distintos actores en las regiones y en las comunas tengan un plan preventivo, anterior al combate”.

En esa línea, el director ejecutivo de CONAF, Rodrigo Munita, explicó que esto es parte “de la planificación estratégica distinta que hemos hecho para esta temporada, en términos de incorporar tecnología nueva, traer innovación también al combate de incendios y esta nave cumple con ese propósito, es una nave anfibia que puede aterrizar en tierra y agua y su versatilidad permite absorber agua dulce o agua salada, lo que le da mucho valor”.

Este avión es un AirTractor AT-802 que está equipado con flotadores y compuerta de descarga computarizada, por lo que puede despegar tanto de pistas convencionales como de agua, y en el caso de esta última reabastecerse rápidamente para continuar con el combate del siniestro en que esté destinado.

Actualmente es uno de los aviones anfibios más utilizados a nivel mundial, especialmente por la alta seguridad y eficiencia que presenta, donde destaca, por ejemplo, que tiene doce compartimentos estancos que ante una perforación impide que el flotador se llene de agua, además que el tren de aterrizaje es retráctil y está incorporado dentro de los flotadores.

La aeronave se integra a la flota de CONAF para este periodo de mayor probabilidad de ocurrencia de incendios forestales en el país, de 52 aviones y helicópteros, y que podrían ampliarse a 62 si el nivel de ocurrencia y emergencias aumenta durante este verano que se pronostican altas temperaturas.

El Fire Boss (AT-802) tiene una capacidad de 3 mil litros de agua y retardante, contando además con un sistema de espuma. Para el carguío directo en fuentes de agua, las cuales ya están identificadas en el país para su operación, requiere una distancia promedio requerida de 1.700 metros, con una distancia de recogida de 670 metros, lo que variará de acuerdo con el viento y oleaje predominante.

Una de las mayores ventajas de esta aeronave es su velocidad, de unos 300 km/hr, que le permite llegar rápidamente a focos iniciales de incendios forestales y maniobrar en zonas complicadas. Además, el sistema computarizado de compuertas para la descarga permite hacer diferentes tipos de lanzamiento, por lo cual puede descargar todo de una vez o parcializarla desde un mínimo de 291 a un máximo regulado de 1.700 litros por segundo.