Caen Incendios en 71 Zonas del País donde Vecinos Aplican Estrategias Preventivas

84

Creada para reducir la ocurrencia de incendios y minimizar las probabilidades de pérdidas de vidas, bienes y entorno, la Red de Prevención Comunitaria (RPC) ha buscado, desde 2017, que los vecinos sean los líderes y protagonistas de las estrategias preventivas.

La RPC es una estrategia que fomenta la colaboración entre vecinos, municipios, empresas forestales, eléctricas, bomberos e instituciones asociadas al sistema de protección civil, que incorporan distintos tipos de ayuda. Actualmente más de 5.000 vecinos son parte de la RPC a través de la constitución de comités que son asesorados por expertos en prevención.

Y este trabajo comienza a dar alentadores frutos. En una temporada donde ha aumentado fuertemente la ocurrencia, de un total de 346 comités existentes en 81 comunas del país, 71 han reducido el número de incendios respecto a la temporada pasada. Y de esa cifra, 53 comités disminuyeron los siniestros en un 100%.

Héctor Jorquera, asesor de la Red de Prevención Comunitaria, sostiene que “si bien hay aumento de incendios en determinados territorios en que operamos, en más de la mitad de ellos se redujeron o mantuvieron cero ocurrencias, lo que es muestra evidente de la efectividad del esfuerzo compartido de vecinos, municipios, empresas, gremios y entidades de gobierno”.

“Hay un cambio responsable”

Una de las experiencias positivas de la RPC es la del comité Domingo Ortiz de Rozas, de Coelemu, Región de Ñuble. Herna Calfunao, presidenta del comité, comenta que mientras en la temporada anterior enfrentaron ocho incendios, durante el periodo actual no contabilizan emergencias.

“Sin duda esta cifra se debe al trabajo preventivo que estamos realizando. Hay un cambio responsable porque los vecinos están preocupados, cada cual se preocupa de hacer limpieza, de tener una comunicación entre vecinos y de ayudarse”, destacó Herna Calfunao.

La dirigenta vecinal cuenta que la población Domingo Ortiz de Rozas está en una zona de interfaz, de permanente riesgo. Recuerda que hace dos temporadas un incendio estuvo a metros de destruir sus casas, emergencia que motivó a los vecinos a implementar el trabajo de la Red de Prevención Comunitaria y generar acciones de cuidado junto a las empresas.

“Además de promover el autocuidado, hacemos patrullajes a pie, patrullajes caninos y de un grupo de jóvenes que hacen mountain bike. Como a ellos les gusta el deporte, aprovechamos ese espíritu, les hicimos capacitación y ellos ahora están trabajando haciendo vigilancias y labor informativa en el sector”, destaca Herna.

Esta experiencia positiva se repite en la Comunidad Juan Pichilén, de Collipulli, Región de La Araucanía. La dirigenta Mabel Collío, dice que mientras en el periodo 2019-2020 sufrieron 7 incendios, en esta temporada no registran emergencias.

Una muy buena noticia para las 130 familias de la comunidad y que a juicio de Mabel Collío, también  es resultado de la labor preventiva de la RPC.

“Por ahora no hemos tenido incendios, a diferencia de la temporada anterior que tuvimos siete. Eso creemos que es por el trabajo del comité y de la preocupación de los vecinos de mantener los lugares limpios, de sacar la maleza y esperamos que al término de la temporada mantengamos esta buena noticia”, apunta Collío.

En sus tres años de existencia la RPC ha ejecutado más de 20 mil medidas que responden a tres ejes transversales: la limpieza de viviendas y entornos, la educación casa a casa y en las rutas; y la reacción coordinada a través de protocolos en cada comité y el ejercicio de más de 150 simulacros. Debido a la pandemia y la menor movilidad en el último año, además han impulsado la digitalización de ciertos procesos, especialmente usando WhatsApp y Big data.

El gestor de prevención de la RPC, Diego Henríquez, agrega que “el modelo de la Red de Prevención Comunitaria es un ejemplo en innovación y que año a año sumamos nuevas actividades que nos permitan tener comunidades más preparadas para prevenir y evitar los incendios rurales”.

Cabe destacar que el trabajo colaborativo es primordial para que funcione todo el engranaje del proceso preventivo, y así lo entendieron los vecinos.

“La gente ya se compenetró de lo que tiene y no tiene que hacer en prevención. Nos ha llevado a tomar conciencia y a cuidar el entorno y cuidarse a sí mismo, porque si cuidamos a los vecinos, yo también me estoy cuidando y todos nos beneficiados. No tenemos grandes o pequeños vecinos, somos todos iguales, porque no puede ser de otra manera, porque solos no podemos nada, pero unidos todo, y así funciona”, explicó Héctor Carrasco, del comité de Peninhueque.