Académicos y Profesionales Continúan su Lucha por Impedir Expulsión de Familia.

44

Una presentación ante el Concejo Municipal de La Unión realizó un grupo de más de 130 académicos, profesionales y dirigentes de organizaciones comunitarias que apoyan la permanencia en el territorio frente al Parque Nacional Alerce Costero de la Sra. Nancy Henríquez-Vivanco, cuya familia descubrió al alerce vivo más antiguo existente en Chile, el cual sobrepasa los 4 mil años. La presentación en dicho Concejo fue realizada por Claudia Bustamante, directora de la ONG Agenda Local 21, en cuya elaboración colaboró también Antonio Lara, académico de la Facultad de Ciencias Forestales y Recursos Naturales de la UACh e investigador principal del (CR)2 y José Luis Buitano, Presidente del APR de Mashue. Además, en representación de la familia intervino Diego Oyarzún.

En esa oportunidad se expuso frente al Municipio la compleja situación que vive la familia Henríquez Vivanco, reconocida como “los guardianes del alerce costero”, debido a la solicitud de desalojo que les afecta. Los Concejales pudieron analizar el mapa que muestra el límite del terreno donde ella vive con el de la Reserva Privada Raulintal. El Primer Juzgado de Garantía y Letras de la Unión y la Corte de Apelaciones de Valdivia reconocieron la validez de este límite establecido por el único peritaje existente, fallando a favor de la familia. Sin embargo, los propietarios de Raulintal apelaron ante la Corte Suprema en Santiago, y sin presentar un peritaje, lograron un fallo favorable. El resultado fue una orden de desalojo para la Sra. Henríquez y familia, a lo cual se suma el hecho de que los propietarios de Raulintal solicitaron su ejecución excepcional, a pesar de la pandemia.

“Entre 1946 y 2012 los antiguos dueños del fundo Raulintal respetaron y reconocieron los límites del predio. Sin embargo, cuando en 2016 la familia Henríquez intenta regularizar la propiedad ante Bienes Nacionales, Raulintal se opuso, comenzando una larga historia de hostigamiento”, señaló el equipo expositor.

“Somos más de 130 profesionales de todo el país, y pedimos al Concejo Municipal, dado el legado que ha dejado esta familia, el apoyo legal del Municipio para evitar su expulsión, para que se reconozca y formalice su propiedad histórica, que se genere una instancia de diálogo donde se respete el territorio de asentamiento histórico de la familia. También creemos importante revisar el convenio de colaboración del Municipio con Raulintal”, afirmaron ante el Concejo.

Por su parte José Luis Buitano, presidente de APR Mashue, manifestó que “ellos han sido consecuentes con la conservación del bosque nativo y no es aceptable que se los expulse de esa forma. Creemos que la participación de comunidades en desarrollo turístico es perfectamente posible. Solicitamos apoyo jurídico para la familia”.

Reconocimiento y demarcación del sector.

Profesionales en representación de los firmantes de la carta, representantes de organizaciones locales y vecinos del sector realizaron una actividad de reconocimiento de los límites que fueron aceptados por el Primer Juzgado de Garantía y Letras de la Unión y la Corte de Apelaciones de Valdivia. De acuerdo a esto, se instaló un letrero para demarcar la ubicación del viejo camino al mar señalando el límite entre el terreno donde vive la familia Henríquez-Vivanco y el fundo Raulintal.

Asman Miranda, vecino histórico de lugar, quien ayudó en la localización e instalación del letrero, comentó que “está marcadito el camino viejo hacia allá, la huella…la sigue usted y sale allá a Aguas Negras, allá donde quiebra y listo. Siempre se respetaba este límite. Primera vez que se hace problema”. Por otro lado, José Araya, profesional del Observatorio Ciudadano afirmó que “es claro que hay una notable diferencia entre lo que alega la empresa y lo que la familia y vecinos antiguos plantean. Por eso esperamos que las autoridades comunales y regionales se hagan parte en esto para colaborar en una resolución, sin presiones indebidas y lamentables, como es una orden de desalojo”. Los profesionales que acompañaron a la familia, agregaron también que “fue una experiencia significativa porque permitió recuperar la historia del lugar y compartir con sus protagonistas quienes han cuidado los bosques de alerce por más de 70 años”.

Por su parte, Antonio Lara quien estuvo presente en la instalación del letrero manifestó que “la familia Henríquez-Vivanco ha sido y sigue siendo un apoyo clave para los estudios de los bosques de alerce realizados por tres generaciones de investigadores de la Universidad Austral de Chile desde la década de 1980”.

Agregó que espera que “los propietarios del predio Raulintal accedan a la solicitud de un peritaje independiente hecha por la familia Henríquez como vía para lograr una solución definitiva a este conflicto que no sólo está afectando a la Sra. Nancy y su hijo Diego, sino a todo el territorio y al aledaño Parque Nacional Alerce Costero. Apelamos a la buena voluntad de los propietarios de Raulintal de acoger esta solicitud, lo cual demostraría su compromiso con la conservación y promoción del desarrollo”.