10 Claves del Ultimo y Tenso Debate Presidencial entre Boric y Kast.

53

Los pronósticos de que el último cara entre los candidatos estaría marcado por la confrontación se cumplieron a lo largo de las dos horas del foro televisivo de Anatel. Tanto Boric como Kast buscaron cuestionar la capacidad de darle gobernabilidad al país del adversario, poniendo en duda la moderación de los programas de segunda vuelta y la credibilidad de cada uno. Tal vez lo más sorprendente fue la apertura de Boric a no terminar con las AFP para llegar a un acuerdo en pensiones. La agenda económica dominó gran parte del foro, pero terminó con fuertes ataques cruzados.

 

1. Cuestionamientos cruzados a credibilidad y a giro al centro. Tanto Boric como Kast apuntaron a poner en tela de juicio la credibilidad del otro sobre la autenticidad de los cambios que realizaron después de la primera vuelta para moderar sus programas e intercambiaron fuertes críticas personales. Ambos partieron dando señales de moderación en la primera pregunta, cuando Kast citó como modelo de presidente a Patricio Aylwin y Boric a Eduardo Frei Montalva, Salvador Allende,  Ricardo Lagos y “el segundo gobierno de Michelle Bachelet”. Los cuestionamientos de Kast se basaron sobre todo en episodios del pasado de Boric, como una declaración de apoyo al FPMR, y en constantes críticas a sus sociedad con el PC. Boric a su vez le enrostró declaraciones homofóbicas a Kast y a dirigentes republicanos, entre otros momentos más conflictivos.

En diversas ocasiones, Boric acusó a su rival de mentir. Kast, a su vez, lo acusó de darse constantes volteretas y no hacerle caso a sus asesores económicos. Tal vez la afirmación más sorprendente del debate fue cuando Boric se abrió a mantener las AFP. Pero la escena que provocó mayor sorpresa fue cuando el mismo Boric -tras ser conminado a hacerse un test de drogas conjunto por Kast – exhibió un certificado de orina que se había realizado el 2 de noviembre, según señaló, en el cual salió negativo respecto de presencia de estupefacientes.

2. Diálogo versus Ley y Orden. La tecla que más apretó Boric para afirmar que era la persona que daba mayores garantías de gobernabilidad fue decir que pretendía gobernar por medio del diálogo, palabra que repitió en numerosas ocasiones, y citó como ejemplo varias veces su actitud de firmar el Acuerdo por la Nueva Constitución y la Paz. de noviembre de 2019. “La división, las posturas extremas, el confrontamiento que representa JAK, no es garantía de estabilidad”, dijo el candidato PC-FA. Kast, por su parte, insistió en la idea de que la mantención de la ley y el orden son base para la estabilidad y la credibilidad frente a los inversionistas y acusó a su adversario de falta de credibilidad para hacerlo por sus posturas anteriores. “Me encanta que ande hoy día con chamanto y chupalla, que defienda el rodeo. Yo creo que tiene el uniforme de carabineros al lado. Tiene un casco militar aquí. Me encanta la evolución y te felicito Gabriel de verdad porque me sorprende para bien toda tu evolución”. ironizó Kast. “Creí que lo había visto todo. Es increíble, porque hoy es defensor del rodeo, y que no es intransable el tema de las AFP”.

3. Los enfrentamientos. Buena parte debate estuvo marcado por acusaciones y choques frontales. Casi al inicio, Boric leyó una frase del republicano: “Me costaría que viniera a almorzar a mi casa un amigo gay que tuviera demostraciones en mi casa”. La tensión escaló a propósito de una interpelación de Kast para que ambos se hicieran un test de drogas. Boric mostró un examen de orina -y no de pelo- en que aparecía negativo a todo consumo: “No soy consumidor de droga. Los partidarios de Kast hasta me inventaron una ficha clínica falsa”.
Pero, sin duda, el momento más agresivo ocurrió al final del programa, cuando Kast le preguntó: “¿Cuántas cosas más no conocemos de ti y que vas a reconocer en la medida que te vayamos pillando y cuestionando para que tú pidas perdón?”. De esta forma abordó la polémica del acoso de Boric, su reunión con Ricardo Palma Salamanca en París y el usar una polera con la imagen de Jaime Guzmán con un balazo en la cabeza. “Yo jamás he acosado o abusado de alguien”, afirmó el diputado. Boric concluyó señalando que ha visto informaciones que circulan en redes sociales sobre la familia de Kast, como el de los detenidos de Paine durante la dictadura.

4. Coincidencias acotadas. Estuvieron concentradas en aspectos relevantes de la agenda. La primera apuntó a mantener el IFE laboral, con el objetivo de recuperar el empleo. La segunda, en valorar la gestión de Piñera en la vacunación por el Covid y afirmar que continuarán con la misma política que él llevó a cabo. Ambos habían criticado al Presidente, ya sea por el manejo de la seguridad, en el caso del republicano, o de los DDHH, en el de Boric.

5. Orden público. Fue uno de los factores que se atribuyen al ascenso de Kast en primera vuelta y al desfonde de Sichel por su flanco derecha. Para algunos, el clivaje orden/ seguridad se impuso en primera vuelta frente al de pueblo/elite, lo que en noviembre dio el triunfo al republicano, que, tal como tiene previsto semana, se desplegó en materia de orden público en el foro. Habló de mano dura frente al narcotráfico, dijo que apoyará a carabineros en el cumplimiento de la ley -y que en estos dos años no ha tenido el respaldo que corresponde-, que si él hubiera sido Presidente no se habría llegado al 18-O y se manifestó en contra de la despenalización de las drogas blandas.
Boric, en línea con la autocrítica de su comando en primera vuelta, al no colocar énfasis en la agenda de seguridad y dejar ese espacio a Kast, habló de aumentar con fuerza la ley de control de armas, establecer un protocolo de reparación a las víctimas del narcotráfico y sostuvo que no tolerará desórdenes permanentes en Plaza Baquedano, en el marco del cumplimiento de los protocolos y el respeto a los DDHH. A diferencia del republicano apoyó la despenalización del autocultivo de marihuana.

6. Boric flexibiliza fin de AFP: En línea con su discurso de buscar grandes acuerdos, Boric se abrió a no terminar con las AFP: “El objetivo es subirle las pensiones. Y para lograrlo, no tiene que haber intransables. Es mi posición, y vamos a defenderla, pero lo que a la gente le importa es que su pensión suba”. Luego buscó despejar las dudas por la propiedad privada de los ahorros, afirmando que se respetará y que serán heredables según la ley vigente (con pensiones de sobrevivencia). Pero dejó dudas cuando se le consultó por el costo de administración que cobrará el nuevo ente público que propone. “No soy experto en los costos de exactos que pueda tener eso”, contestó. Acto seguido, Kast hizo un contraste al manejar la cifra: indicó que la AFP que ganó la última licitación ofertó 0,58% y que aumentaría la competencia “para ir más abajo que eso”. Luego sumó menciones a su propuesta de Pensión Básica de $180 mil y el depósito de $1 millón a cada nacido (gesto a Parisi). Boric le hizo ver que el aumento de cotización al 14% que plantea está bajo el promedio OCDE e incluso la propuesta de Piñera (16%). Y se enredó cuando afirmó que no defendía a las AFP, sino que al sistema de capitalización individual, pero al ser consultado sobre qué crítica le hacía a las AFP solo dijo que debían hacer un “esfuerzo educativo a las personas, para que no sean engañadas” al jubilarse.

7. PC y Johannes Kaiser: los extremos que incomodaron a ambos: Kast apuntó a la alianza de Boric con el PC -que defiende reformas radicales al sistema y se ha rehusado a condenar la violencia post estallido social – cuando le consultaron si compartía la propuesta de Gas Popular. “Cuando se hace bien, no hay problema. El problema es cuando se usa de forma populista, y vemos la farmacia que inició Jadue, que puede ser el ministro del Interior de Gabriel”, dijo Kast. Boric lo acusó de mentir, ya que ha descartado a Jadue como eventual ministro, y el republicano dijo que había sido una ironía. “La farmacia popular, ayudan a igualar los precios. Pero hay que hacerlo bien, porque la farmacia popular quebró, lo más probable es que la Universidad Popular siga el destino de la Arcis, que generó el PC y quebró”, agregó Kast. Volvió a apretar esa tecla diciendo que la administración de Irací Hassler en Santiago sería un reflejo del PC en el gabinete, y al afirmar que ese partido “valora la violencia como herramienta política”. “El Presidente voy a ser yo, no el PC”, contestó molesto Boric. El candidato FA-PC, por su parte, intentó desactivar la distancia que Kast trató de tomar de Johannes Kaiser, diputado electo que renunció al Partido Republicano tras conocerse dichos misóginos. “Hemos sido muy claros en condenar los dichos de Kaiser, y la ironía y broma de muy mal gusto que hicieron con Gloria Naveillán. Hemos recomendado a Gonzalo de la Carrera tener cuidado con las publicaciones”, dijo Kast, pero Boric le recordó que fue él quien lo inscribió como candidato a diputado.

8. La agenda económica, en el centro del debate. Una de las grandes incógnitas que han planteado diversos agentes económicos es cómo Boric financiará su programa, considerando que alzas impositivas simultáneas podrían generar un paro en la inversión. El periodista Daniel Matamala le preguntó: “Usted propone royalty, impuesto a los súper ricos, impuestos verdes, aumentar los impuestos a los combustibles; además de subir el sueldo mínimo y rebajar la jornada laboral. Hacer todo eso junto, ¿no es una luz roja para el crecimiento y la inversión?”. Boric, en línea con la apuesta de su equipo por conjurar esos fantasmas, habló de avanzar con responsabilidad, financiar el gasto e ir “paso a paso”.

Kast también apuntó a la gradualidad, luego de que su programa de primera vuelta fuera cuestionado por apostar a una baja impositiva a las empresas del 27% al 17%, aunque relevó que la incertidumbre ha provocado una fuga de capitales. En paralelo, marcó diferencias con Boric, apuntando a la profundización de los tratados de libre comercio -el diputado ha señalado que revisará los TLC- y los impuestos a los combustibles. Boric recalcó que “rebajar el precio de los combustibles es regresivo y le hace mal al medioambiente”, reforzando su plan para extender las líneas de trenes, que lo enfrentó hace algunos días con los camioneros. Kast, en un mensaje a la derecha tradicional, le hizo un guiño al sector de transportes y apuntó a ir “bajando paso a paso el impuesto a los combustibles”. En su mensaje arremetió en contra de Boric, señalando que, al contrario de él, su candidatura dará certezas y estabilidad al país y que ese factor se encadenará al crecimiento de la economía y la generación de empleos.

9. Las disímiles reacciones en la disputa cultural y valórica: la temática se abrió cuando Kast fue consultado por la decisión del consejo municipal de Las Condes de cancelar obras de 31 minutos y una de dinosaurios. Kast indicó que obedecía a intentar que los fondos fueran concursables en vez de tener asignación directa, pero se le hizo ver que la concejal de su partido Vanessa Kaiser, lo fundamentó en que eran de “ideología extrema de izquierda”. “Nunca vamos a ir por la cancelación ideológica”, agregó Kast, mencionando la suspensión de Lollapalooza por parte de la alcaldesa PC Irací Hassler, y la negativa de su par FA Macarena Ripamonti para prestar instalaciones al festival Puerto de Ideas, con fundamentos considerados antisemitas. Boric, en contraste, se desmarcó de sus ediles: dijo que si esa era la razón en Puerto Ideas, “es una censura inaceptable”, y que no compartía la suspensión de Lollapalooza, aun cuando no hubo censura pues obedeció a los reclamos de los vecinos. “Lo cancelaron porque se supone que es para zorrones y capitalistas”, contraargumentó Kast. La otra polémica se produjo cuando se recordaron los dichos de Kast sobre una “dictadura gay”, cuando La Moneda proyectó la bandera de la diversidad sexual. Kast dijo que prefería proyectar la bandera nacional. El republicano reconoció un error cuando trató a Daniela Vega de hombre en una columna. “No lo volvería a escribir en esos términos”, aseveró ahora.

10. Boric propone fijar precios en salud. Para Kast, el presupuesto de salud en los últimos años ha aumentado, pero la atención ha bajado cerca de un 5%. En línea con su discurso de cuestionar la ineficiencia del Estado, dijo que está “fallando la gestión y la modernización. Nosotros hoy día podríamos tener un hospital digital de verdad”. Boric establece en su programa el fin de las Isapres por seguros complementarios de segundo piso. “Los prestadores de servicios de salud tienen que seguir funcionando, nadie está pensando en cerrar las clínicas porque son privadas”, dijo. Al ser interrogado sobre el destino de la salud privada y de los 130 mil trabajadores que ahí se desempeñan, a partir de su propuesta de poner fin a las Isapres, el candidato respondió que habrá una fijación de precios del Estado.