El Poder de las Alpacas en el Diagnóstico de Covid-19 y Hantavirus.

122

Según cifras del INE, un 11,4% de los chilenos viven en áreas rurales, es decir, pertenecen a territorios de baja densidad poblacional y principalmente vinculados a la actividad agropecuaria. Más allá de los beneficios y dificultades generales de habitar estas zonas, lo cierto es que muchas veces el bienestar de sus habitantes se ve afectado ante el limitado acceso a servicios de salud de alta complejidad, lo cual puede ser decisivo cuando se trata de enfermedades como el Coronavirus o Hantavirus.

De acuerdo a lo explicado por el Dr. Ronald Jara, académico del Magíster en Ciencias, mención Microbiología de la UACh, una de las principales herramientas para enfrentar a los virus es la capacidad de contar con un diagnóstico preciso y rápido.

“El Diagnóstico oportuno es fundamental. Por ejemplo, en el caso de Hanta, la sospecha de infección se considera una emergencia debido a su rápida evolución a estados de gravedad extrema. Actualmente, para detectar y confirmar el Hantavirus se realiza una prueba de ELISA la cual es informada de un día para otro. Esta prueba, se efectúa en hospitales o laboratorios de alta complejidad a los que la población rural no accede rápidamente”, indicó el especialista.

A partir de esta problemática, el Dr. Ronald Jara junto al equipo de investigación del Laboratorio de Biotecnología Microbiana de la misma casa de estudios superiores, están desarrollando un prototipo de test diagnóstico rápido y directo para SARS CoV-2 (Coronavirus) y Hantavirus, gracias a la adjudicación de un proyecto del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC2020) del Gobierno Regional de Los Ríos.

Se trata de una iniciativa que posee diversas etapas de ejecución, la primera de ellas enfocada a la producción a gran escala de nanoanticuerpos de Alpaca, para, en una segunda fase de trabajo, lograr utilizarlos en el prototipo de test de diagnóstico.

Según lo explicado por el académico estos nanoanticuerpos son menos complejos, pero igualmente eficientes que los anticuerpos convencionales, siendo su principal ventaja que se pueden producir en laboratorio, ya sea en bacterias o levaduras, rápidamente y a bajo costo, permitiendo escalar su producción en sistemas de crecimiento con condiciones ambientales controladas (biorreactores).

“Tomamos la información genética de los anticuerpos de la Alpaca, reconocemos su región VHH (encargada específicamente de identificar la proteína asociada al virus de interés) y la traspasamos a una bacteria que tiene la capacidad de producir este mismo anticuerpo en su superficie. Luego, a través de técnicas de biología molecular, generamos grandes cantidades de bacterias que expresarán distintos nanoanticuerpos en su superficie”, precisó el experto.

Test diagnóstico.

Actualmente, este prototipo que funciona con la misma mecánica que un test de embarazo, se encuentra en plena fase de ensayos para avanzar a hacia un producto de alta sensibilidad capaz de detectar pacientes positivos para la proteína “spike” de SARS CoV y nucleoproteóna de Hantavirus de la cepa “Andes”. Luego, tras la validación por parte de las autoridades de salud, esta prueba estaría en condiciones de ser reproducida a gran escala y ser puesta a disposición en los centros de salud primaria en zonas rurales de nuestro país.

“Nuestro objetivo en este proyecto es completar el prototipaje del test para idealmente encontrar alianzas estratégicas donde nosotros podamos proporcionar la tecnología y las empresas puedan hacer uso de esta tecnología para su masificación”, expresó el académico.

Finalmente, recalcó que se busca potenciar a los camélidos como una plataforma eficiente y eficaz para la producción de anticuerpos. “Ocupar nuestra plataforma de camélidos permitirá disminuir el valor en la producción de este kit en cualquiera de las patologías en la que trabajemos. Hacia allá está enfocado nuestro trabajo”.

El proyecto FIC 20-49 “Test diagnóstico rápido y detección directa para enfermedades virales infecciosas”, cuenta con la colaboración de los doctores Guillermo Valenzuela y Alejandro Rojas, ambos investigadores de la UACh, y espera para 2022 presentar los prototipos funcionales para ambas enfermedades.