Documentos y Artefactos Históricos son Los Atractivos que la Corte de Valdivia Ofrece en el Día de los Patrimonios.

128

La Corte de Apelaciones de Valdivia abrirá sus puertas por sexta vez -luego de una pausa de tres años producto de la pandemia- este domingo 28 de mayo, entre las 10:00 y 14:00 horas, en el marco de una nueva conmemoración del Día de los Patrimonios, fecha que permite a la ciudadanía conocer y disfrutar de la historia arquitectónica, cultural, social y natural del país.

El presidente de la Corte de Apelaciones de Valdivia, ministro Rodrigo Carvajal Schnettler, señaló que “en el contexto de una ciudad muy rica en hitos de interés patrimonial, queremos invitar a toda la comunidad valdiviana y de la región de Los Ríos a conocer el tribunal de alzada, interiorizarse del pequeño museo judicial implementado con artefactos y documentos de tribunales, que datan algunos, de principios del siglo pasado, la biblioteca especializada en derecho, connotada a nivel nacional y a apreciar el mobiliario de otras épocas”.

“El patrimonio es un signo externo de los afanes que movían, en el caso de la función jurisdiccional, a quiénes la desempeñaban en el pasado, es reflejo de los valores, del interés por llevar su quehacer hacia la comunidad… eso hay que rescatarlo y potenciarlo. En este sentido, el patrimonio es un ejemplo tangible, es corporeidad de ese propósito que debemos maximizar, en el que debemos esforzarnos por seguir un buen ejemplo, expresado en esta materialidad. Parte de nuestra admiración por estos vestigios o rastros del pasado, tiene que ver con proyectarlos hacia el futuro como máximas de actuación y cumplimiento de nuestros deberes”, indicó el ministro.

Durante el recorrido, los asistentes podrán visitar el Museo Judicial, la biblioteca especializada de la Corte de Apelaciones, que cuenta con más de 3 mil títulos del área legal, cuyos primeros ejemplares datan del siglo XVIII; además de recorrer las distintas dependencias del inmueble: la sala de pleno, salas de audiencia, presidencia, secretaría y unidad de causas.

Un poco de historia.

El origen de la Corte de Apelaciones de Valdivia se remonta a 1891, durante el gobierno del presidente José Manuel Balmaceda, momento en que el parlamento aprueba su creación, iniciativa que finalmente se materializa  el 15 de junio de 1906, convirtiéndola en la séptima corte de apelaciones más antigua del país.

Su creación, tuvo como  propósito atender las necesidades y brindar un buen servicio a las provincias australes del territorio nacional, descomprimir la carga laboral de la Corte de Apelaciones de Concepción, promover el desarrollo de la zona y descentralizar el país.

En sus inicios, la jurisdicción del tribunal de alzada valdiviano abarcaba desde Cautín al sur del país, incluido Magallanes y Tierra del Fuego, por lo cual los expedientes judiciales se trasladaban en barcos a vapor desde los lugares más apartados del territorio nacional. En este escenario, los recursos deducidos por el Juzgado de Letras de Punta Arenas, por ejemplo,  tenían que ser conocidos por esta Corte y dado que las comunicaciones -entre puntos geográficos apartados- se realizaban por barco, los expedientes tramitados se recibían y se enviaban de vuelta por el río Calle Calle, el mismo que hoy sirve de postal natural y que se puede observar casi desde cualquier parte del edificio en el cual se encuentra emplazado actualmente el tribunal de alzada.

Es así, que la llegada de un expediente desde el tribunal más apartado del país podía demorar días, incluso semanas, ya que al traslado de las causas por vía marítima, se debían sumar los tiempos de traslados por tierra, desde el tribunal hacia el puerto, el cual presumiblemente se realizaba  por medio de carros de tiro animal (caballos o bueyes), propios de la época de colonización, puesto que recién en 1914 comenzaron a verse vehículos motorizados de manera regular por las calles de Magallanes.

Por casi medio siglo, la Corte de Apelaciones de Valdivia fue la más austral de Chile, hasta 1960, fecha en la que se crea la Corte de Apelaciones de Punta Arenas. Actualmente la jurisdicción del tribunal de alzada valdiviano es mucho más acotada, abarcando la región de Los Ríos y la Provincia de Osorno, lo que la convierte en la única Corte que tiene competencia en dos regiones.